Guía para pensar en una cadena de suministro de alimentos.

Por: Comunicación Digital Levapan.

Lo primero, antes de hablar sobre la cadena de suministro de alimentos en Colombia, es conocer su significado. La cadena de suministro es el sistema que desde su origen, se encarga de entregar al cliente final un producto o servicio de excelente calidad.

Este sistema funciona a través de una serie de pasos, que como engranajes, se interconectan para un dar resultado óptimo. Los pasos en una cadena de suministros de alimentos se pueden reunir en tres grandes segmentos:

Suministro

Aquí es indispensable revisar cómo, quién y de dónde se obtienen las materias primas. Desde la semilla que se compra o se usa de manera natural, el proceso de cultivo, la recolección, las buenas prácticas de cuidado de la tierra, los tiempo adecuados para tener un producto óptimo, el almacenamiento y los medios o prácticas que garanticen la sostenibilidad del recurso.

Por ejemplo la pesca artesanal o las comunidades con proyectos productivos que ofrecen directamente a cadenas de restaurantes su producto evitando la intermediación.

También están las grandes industrias con grandes extensiones de tierra o animales que producen en masa.

 

Fabricación

En este segmento, las materias primas sufren una transformación que da origen a nuestro producto alimenticio específico.

En el caso del café, es el paso del grano tal como se recoge de la planta a la tostión y a la molienda. Otro ejemplo puede ser la guayaba que se transforma en bocadillo o la caña en panela. En Colombia aún hay una brecha importante entre el suministro y la fabricación, debido que la mayoría de productores no cuenta con los recursos suficientes para esta transformación y debe hacer uso de intermediarios para “salir” de su producto, proceso que va sumando a los costos  aumentando la brecha entre la paga que recibe y el precio final al consumidor.

Distribución

Los medios de transporte son de vital importancia en este momento de la cadena, ya que depende de las características del producto; distancia para su comercialización final y tiempo de duración almacenado.

Colombia tiene una particularidad, debido a su infraestructura, la mayoría de alimentos que se producen al interior del país, se distribuyen por transporte terrestre, llegando a centrales de abastos que a su vez entregan a plazas y supermercados en pueblos y ciudades.

Restaurantes o negocios de alimentos tienen diferentes opciones, algunos compran directamente a los productores, otros cuentan con sus propias fuentes de suministro, por ejemplo una pequeña granja cerca de la cocina, o a las afueras de la ciudad donde están los establecimientos, compras en plazas de mercado a diario donde se garantizan productos frescos, encadenamientos con responsabilidad social e incluso servicios a domicilio o a la medida.

Un eslabón débil o una falla en esta cadena puede afectar el consumo del producto, su calidad o el ciclo saludable y sostenible del negocio. Una producción que no cumpla con las normas de calidad y desperdicie insumos es un costo adicional que se carga al producto, una equivocación en la materia prima, un intermediario que eleve costos o que modifique la calidad del producto, una distribución fuera de tiempo que acorte el periodo de vida y capacidad de uso, una ruptura en la cadena de frío puede dañar un producto o perder sensiblemente sus propiedades.

En resumen, es importante conocer la cadena de suministro de los diferentes insumos de cada negocio, analizar las oportunidades y las debilidades en este proceso y encontrar los espacios para aprovechar al máximo las variables involucradas:

  • Planificación del aprovisionamiento, distribución y almacenaje.
  • Administración de existencias de materias primas y productos terminados.
  • Procesamiento de órdenes de compra.
  • Traslados y despachos.
  • Seguimiento y control de imprevistos.
  • Servicio al cliente.
  • Administración de garantías.
  • Gestión con los pagos.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts

Leave a comment