Plan regulatorio de grasas, ¿en qué va?

Por Comunicación Digital Levapan.

El cambio de consumo que se ha venido dando en general en el mundo, no es ajeno a Colombia y por supuesto viene afectando todo el sector alimenticio que debe suplir estas demandas, pero además de ello participar en las discusiones  que se vienen dando para cambiar las regulaciones en ciertos alimentos, como el azúcar, el sodio y ahora las grasas, pues aunque la gente busca productos cada vez más saludables, no todas las personas tienen fácilmente acceso a ellos, es ahí donde el marco legal tiene mucho que aportar para el beneficio de la mayoría de personas.

En Colombia según la última Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN) realizada en 2015 y cuyos datos se socializaron en 2017, se muestra como el 56% de los colombianos sufren de obesidad, (solo por mencionar uno de los problemas que arrojó la encuesta), lo que es una cifra escandalosa, y en la que hay que trabajar urgentemente para reducir el impacto en materia de salud pública que desde ya se empieza a ver.

 

Tipos de grasas

Dentro de las grasas que son evidentemente esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo, hay 3 clases de grasas:

  • Grasas Trans, son ácidos grasos insaturados que se forman de manera industrial al convertir el aceite líquido en grasa sólida, proceso que se conoce como hidrogenación. El proceso de hidrogenación facilitó  que los aceites fueran más estables y menos propensos al enranciamiento oxidativo o sea,  a los cambios físicos y organolépticos que tienen los aceites con el paso del tiempo, es decir que ahora tienen una vida útil mucho más larga.

Este tipo de grasas se absorben y metabolizan de forma parecida a los ácidos grasos insaturados, aunque a diferencia de ellos, el organismo no es capaz de sintetizar las grasas trans, entonces ¿qué le puede pasar al cuerpo humano? Las grasas trans o AGT  producen enfermedades cardiovasculares y obesidad, además de aumentar el colesterol malo (LDL) y reducen el bueno (HDL), eleva los triglicéridos, acumula el colesterol en las arterias aumentando el riesgo de cardiopatías o accidentes cerebrovasculares.

  • Grasas Saturadas: son las que se encuentran en los alimentos de origen animal, carnes, embutidos, leche y sus derivados, también están presentes en algunos vegetales como el aceite de palma y el de coco.

Son visibles a temperatura ambiente como en la grasa del pollo y la carne, así como la grasa de la leche, o invisibles, cuando se agrega a los alimentos durante su proceso  de elaboración como en los embutidos.

Son necesarias para el buen desarrollo de cerebro, el control de la coagulación en la sangre y la inflamación, también cumplen con la función básica de aportar la energía que el cuerpo necesita para trabajar adecuadamente.

Sin embargo, como todo, si no hay un balance dentro de lo que se come pues traerá problemas para la salud,  se puede llegar a  correr el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, aumentar de peso, accidente cerebrovascular, las grasas saturadas elevan el colesterol malo (LDL).

  • Grasas Insaturadas: son conocidas como grasas buenas, se dividen en grasas monoinsaturadas (aumentan los niveles de colesterol bueno y reducen los del malo) y grasas poliinsaturadas (no las produce el organismo por lo que hay que consumirlas en la alimentación) entre ellas encontramos el Omega 3 y el Omega 6. El pescado es rico en grasas insaturadas, la trucha, el salmón, la caballa tienen Omega 3, que reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y previene las osteoporosis, entre otras cosas.

 

¿Por qué regular las grasas?

La norma regulatoria para las grasas es indispensable, porque es la que vela por la salud de las personas, en cuanto al contenido que los alimentos procesados que genera la industria y que contienen  grasas trans o saturadas, para evitar excesos, que vayan en detrimento de la salud.

 

En la resolución 2508 de 2012, referente a este tema dice:

1. Hoy la norma en Colombia dice en cuanto a cantidad de grasas trans que pueden tener los aceites vegetales y las margarinas para untar y esparcibles que se venden directamente al consumidor, no superará 2 gramos de ácidos grasos trans por 100 gramos de  materia grasa.

2. El contenido de ácidos grasos trans, en las grasas y aceites utilizadas como materia prima en la industria de alimentos, o como insumos en la panaderías, restaurantes o servicios de (Caitering), pueden contener hasta 5 gramos de ácidos grasos trans por 100 gramos de materia grasa.

 

En cuanto a Grasas Saturadas dice:

Que todo alimento envasado que contenga grasas trans y/o saturadas igual o mayor a 0, 5 g por porción declarada en la etiqueta, deberá  presentarse de manera obligatoria en la tabla de información  nutricional para grasa saturada  según los establecido por la  Resolución 333 de 2011 o aquellas normas que la sustituyan, modifiquen o deroguen.

 

Regulación Internacional:

En productos grasosos ya se ha logrado reducciones de este tipo de grasas por debajo de 0,5 g, con lo cual se demuestra que si se puede alcanzar menores contenidos grasos trans y saturados.

Por eso en Colombia el Ministerio de Salud junto con el INVIMA, la industria de alimentos y por supuesto la academia ha venido trabajando con el objetivo de generar un plan regulatorio que mejore las condiciones actuales de los  productos y con miras a  ser muchos más competitivos en mercado internacionales, por lo que han planteado 4  líneas de acción:

1. Medidas regulatorias: que se estipularán dentro del marco regulatorio, con el fin de disminuir las grasas trans y saturadas en alimentos procesados.

2. Alimentos preparados: que incluye los alimentos en restaurantes, las comidas rápidas, panaderías y las escuelas de gastronomía, en las cuales se quiere diseñar, socializar e implementar medidas para el buen uso y disposición de aceites y grasas.

3. Información, educación y comunicación: aquí se plantea diseñar una estrategia de comunicación y educación en materia de seguridad alimentaria y nutricional para dar a conocer toda la información a los diferentes grupos de interés.

4. Investigación: aquí basados en la Encuesta de Situación Nutricional (ENSIN), hacer estudios a profundidad, para conocer el consumo  de la población de las diferentes fuentes de grasa.

Está por salir la modificación a la Resolución 2508/2012, y que podamos conocer como quedó la nueva regulación, obviamente la industria tendrá un tiempo para adaptarse tecnológicamente a los cambios y dar cumplimiento a las nuevas exigencias

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts