Almidones: energía y salud para la industria alimentaria.

Por: Comunicación Digital Levapan.

Los almidones en la industria alimentaria representan una de las mayores fuentes de hidratos de carbono de origen vegetal y se encuentran en alimentos tan cotidianos en la cocina, como el arroz y los cereales, en general.

Los hidratos son sustancias con agua. Los hidratos de carbono, suman a la composición del agua, el carbono, vital para que el cuerpo obtenga energía en forma de calorías.

En las plantas, esta sustancia representa una reserva energética, igual que para los seres humanos. Este polisacárido vegetal es el único capaz de ser asimilado por el sistema digestivo del hombre, siempre que esté cocinado, razón por la cual los almidones son ingredientes indispensables en la industria culinaria.

Tipos de almidones:

● Almidón de digestión lenta

Este tipo de almidones tarda 100 minutos en transformarse en azúcar en el cuerpo humano, por lo que es recomendado para personas obesas o con diabetes. Se logra con un tiempo corto de cocción.  Se encuentra en legumbres, granos y semillas enteras.

●  Almidón de digestión rápida

Este tipo de almidones tarda menos de 20 minutos en transformarse en glucosa dentro del organismo por lo que su consumo en exceso puede traer problemas de salud relacionados con el aumento de los niveles de azúcar (diabetes). Se encuentra presente en panes, pastas y arroz sobre todo cuando están muy cocidos.

●  Almidón resistente

Alimentos como el plátano verde o las lentejas tienen un porcentaje importante de almidón resistente, almidón que al no ser digerido llega al intestino, donde la flora (o bacterias) lo convierte en butirato (un ácido graso de cadena corta), que reduce la inflamación del colón.

Usos frecuentes de los almidones en la industria alimentaria

Aunque las pastas, los panes y los cereales tienen gran cantidad de almidón en sus  nutrientes (¡con razón otorgan las tres cuartas partes de las calorías consumidas al día!); como sustancia independiente tiene varias aplicaciones culinarias que pueden ser aprovechadas en la industria, otorgando, también un beneficio económico considerable.

Sus usos más comunes son:

● Espesar.

Sopas o salsas.

● Cubrir.

Postres o tortas.

● Conservar.

La vida útil del pan.

● Pegar.

Capas de diseños en repostería.

● Energizar.

Recetas que tienen bajo nivel energético.

El almidón: ¡un poderoso aliado en la industria alimentaria!

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts

Leave a comment