Así fueron los primeros días de Bogotá “a cielo abierto” - Institucional Colombia - Tendencias food service, gastromarketing, recetas, técnicas culinarias

Así fueron los primeros días de Bogotá “a cielo abierto”

Escrito por: Sofía Guerra Patiño – Comunicaciones Levapan.

Positivo resultado tuvo la reapertura de los restaurantes en la capital del país, después de seis meses de cierre.

La iniciativa “Bogotá a cielo abierto”, comenzó el jueves 3 y finalizó el domingo 6 de septiembre. En la que aproximadamente 6.000 restaurantes abrieron de nuevo sus puertas después de seis meses de cuarentena. El plan piloto tuvo lugar en siete localidades de la ciudad, estas fueron: Chapinero, Santa fe, Candelaria, Usaquén, Teusaquillo, Tunjuelito y Kennedy.

El piloto funcionó en seis diferentes modalidades para que así los ciudadanos tuvieran varias opciones para escoger. La primera era el consumo al aire libre con un aforo de 30%; la segunda, fue consumo interno con un aforo máximo de 25%; También estaba la elección de domicilios y para llevar, asimismo habilitaron algunos parqueaderos para el servicio de carro y finalmente hubo la opción de Food Trucks, que son establecimientos al aire libre en donde hay varios camiones de comida.

Primer día de apertura

Desde la madrugada del jueves empezaron los chefs, cocineros, tenderos y meseros a preparar toda la locación para poder brindar la mejor experiencia a los comensales. La jornada tuvo inicio a las 6 de la mañana hora en la que los restaurantes colocaron las mesas y la señalización para poder garantizar el distanciamiento y la seguridad de sus clientes. Prácticamente toda la mañana fue el momento de preparación, en la que se revisaron los protocolos de bioseguridad y verificación de los códigos QR de los menús.

Al mediodía comenzaron a llegar los clientes que habían realizado la reserva días previos. Antes de entrar al establecimiento a todos se les tomó la temperatura, se lavaron las manos y se les desinfectaron los zapatos. Por otra parte, los alimentos de comida fueron entregados en bolsas plásticas debidamente desinfectados; y cada comensal tuvo que desempacar su orden para poder comer.

No obstante, también hubo algunos casos en los que varias personas llegaron sin reserva, otros no tenían conocimiento de las zonas autorizadas y en redes sociales hubo algunas quejas sobre la movilidad en el norte de la ciudad.

¿Cómo fue el fin de semana?

El primer fin de semana de Bogotá “a cielo abierto”, arrojó resultados positivos. Se estima que más de 6.000 establecimientos abrieron sus puertas a más de 315.000 comensales. Se tiene certeza de que el 90% de las reservas se cumplieron, según lo que reportaron los administradores y dueños de los establecimientos. Y el 97% de las reservas fueron realizadas en línea. Un resultado que vale la pena resaltar teniendo en cuenta que en Bogotá no existía la cultura de la reserva. Por otro lado, hay 4.464 establecimientos registrados, de los cuales 2.394 ya tienen certificado de autorización para operar hasta la medianoche como lo son los gastrobares.

Por otra parte, el alcalde de Chapinero, Oscar Ramos, se manifestó acerca de los primeros resultados el viernes 4 de septiembre, ““El 50% de todo este sector se encuentra en nuestra localidad. Esto mueve la economía local y el desarrollo. Tuvimos más de 300 restaurantes en el piloto. Más de 14.500 empleos se reactivan”.

La reactivación económica del sector gastronómico ha generado en total 65.000 empleos nuevos, de los cuales el 43% pertenecen a mujeres. Estos resultados demuestran el éxito de la iniciativa, afirma la Secretaria de Desarrollo Económico.

Finalmente, en el sector hotelero se encuentran 220 hoteles registrados y 60 de ellos se encuentran habilitados y en operación con restaurantes de A cielo abierto. También, por los buenos resultados y comportamientos de los ciudadanos se está pensando en continuar a la fase II de la iniciativa que incluye nuevas zonas y plazas de mercado como la del Doce de octubre. Hay que recordar que la iniciativa funciona de jueves a domingo.

Estrategias para llamar la atención de los clientes

Los comerciantes han implementado varias opciones para poder cautivar a los comensales como en el caso de la plaza de la perseverancia donde la Sociedad de Arquitectos Colombiana donó una estructura metálica para generar una experiencia nueva y un espacio de atención a los clientes. La estructura tiene 8 metros de altura, pesa 10 toneladas y tiene cubículos separados por telas.

Finalmente, Henry Gualdrón, de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, quien hizo parte del equipo que hizo realidad este proyecto, explicó que desde el primer momento se recibieron las ideas de los comerciantes que pertenecen a la plaza.

Related posts