Los prebióticos, la fibra que necesita tu cuerpo.

Por: comunicación Digital Levapan.

Alimentos como el banano, el ajo, la cebolla o la avena, poseen una alta concentración de prebióticos. El consumo de este tipo de alimentos, es ideal para tener un colon saludable y un sistema inmunológico eficaz. Los prebióticos son sustancias no solubles ricas en fibra, que proviene en su mayor parte del mundo vegetal. Los prebióticos sirven para estimular y preservar la producción de bacterias buenas del intestino; están formadas por grandes moléculas de hidrato de carbono que son fermentadas por la flora intestinal, para mejorar su funcionamiento y prevenir enfermedades.

Los prebióticos se caracterizan por ser una sustancia, por eso no deben confundirse con los probióticos ya que estos últimos son microorganismos vivos que permanecen en el intestino y se alimentan de los prebióticos, ya que estos les proporcionan diferentes sustratos; una materia que sostiene a los organismos animales y vegetales; para regular las funciones digestivas.

Un prebiótico se caracteriza por

  • Resistir la digestión ácida del estómago, la acción de las enzimas digestivas de los mamíferos y la absorción en el tracto digestivo superior.
  • Se fermenta por la microflora intestinal.
  • Estimula selectivamente el crecimiento o la actividad de las bacterias intestinales que tienen efectos positivos a nivel de salud.

Alimentos ricos en prebióticos

Los alimentos prebióticos son la principal fuente de fibra, pero, un sólo alimento no contiene la suficiente fibra para el cuerpo. Es decir algunos alimentos, contienen un mayor porcentaje de prebióticos que otros, haciendo que contenga más fibra. Es imposible saber cual tendrá más o cual tendrá menos, por lo tanto es importante incluirlos en la dieta diaria sin excepción.

Es recomendable que se consuman alimentos naturales que traen mayor beneficio a la salud, tales como:

  • Las legumbres: contienen rafinosa, enzima ideal para el tracto digestivo.
  • Ajo, cebolla redonda y cebolla larga: tienen fructooligosacáridos, que es fibra soluble que disminuye la posibilidad de aparición de trastornos digestivos.
  • Trigo, avena y cebada: que poseen inulina, una fibra ideal en la dieta diaria; que aporta suavidad a las texturas gástricas y evalúa la función del glomérulo renal.

Por supuesto hay más alimentos como la soja, los espárragos, alcachofas, el plátano, entre otros, que tienen todos los beneficios que necesita el organismo.

Beneficios de los prebióticos

  • Reduce inflamaciones intestinales.
  • Aumenta la absorción intestinal de algunos minerales, calcio, magnesio y hierro.
  • Evita la obesidad.
  • Ayuda a prevenir el cáncer de colon.
  • Evita o disminuye episodios de diarrea.
  • Disminuye la ansiedad y el estrés.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Aunque no existe una prescripción médica para el consumo de prebióticos ni tampoco una dosis recomendada, el intestino necesita de los prebióticos para producir subproductos como los ácidos grasos de cadena corta ya que las células intestinales los utilizan como nutrientes.

El consumo de prebióticos es indispensable y más si una persona está bajo prescripción de algún medicamento, ya que el consumo de antibióticos constante puede alterar el equilibrio de la microbiana intestinal y los alimentos ricos en prebióticos pueden ayudarle a no desequilibrarlo y enfermar. Es recomendable incluir dentro de la dieta diaria el consumo de prebióticos, por su salud intestinal.

Los alimentos prebióticos, son perfectos para la cocina, es imposible no usar al menos uno a la hora de cocinar. Son fáciles de preparar, versátiles y se ajustan a cocción dulce o salada. Si usted como chef los usa en sus preparaciones, podrá cuidar de la salud de sus comensales y realizar infinidad de ricas recetas, bridar diferentes texturas y sabores a sus platos.

Related posts