Receta de Julia Child para un negocio de alimentos exitoso

Por: Paola Herrera – Comunicación Digital Levapan.

Julia Child nació el 15 de agosto de 1.912 en California. Fue una reconocida chef y presentadora de televisión estadounidense que revolucionó el negocio de alimentos.

Después de casarse con Paul Cushing Child y ya radicados en París, Julia decidió estudiar culinaria en la academia Le Cordon Bleu, donde conoció a Simone Beck y a Louisette Bertholle, creando La Escuela de las Tres Amantes de la Comida y aunque la este proyecto no tuvo gran duración, desde ese momento Julia decidió compartir las recetas que recolectaba por el mundo, simplificando su preparación y apelando al concepto prueba y error.

Foto tomada de:www.tastingtable.com

Julia Child se convirtió en ícono mundial al acercar la gastronomía francesa a Norteamérica a través de su libro Mastering the Art of French Cooking (Perfeccionando el arte de la cocina francesa) y por llevar en el 63, con éxito rotundo, sus recetas a la pantalla chica. Una mujer que sin duda revolucionó los fogones del mundo entero y sirvió de inspiración para la película Julie & Julia (2009), en donde la talentosa Meryl Streep la interpretó.

Incluso en la actualidad, la memorable chef estadounidense sigue entregando alucinantes aprendizajes en cada una de sus recetas grabadas en algún rincón del ciberespacio.

Vale la pena, entonces, detenerse a pensar sobre esas enseñanzas que siguen sin ser desempolvadas, y que reposan entre el blanco y el negro de sus mejores recetas en Youtube.

Hoy proponemos una receta diferente a su tradicional Bœuf bourguignon, un estofado de cerdo y ternera, vegetales y aderezos que se convirtió en un clásico culinario.

Hoy queremos mostrar los 5 ingredientes para hacer de su negocio de alimentos, un negocio encaminado al éxito constante y todo gracias a la inspiración de Julia Child.

Ingredientes:

1. Nuevas tecnologías. Al gusto.

Internet cada día se renueva, aplicaciones y formas novedosas nacen para mejorar la gestión del negocio y también para darlo a conocer a un público e incluso conversar con él. ¡Un negocio de alimentos debe tener una página Web y redes sociales! Por supuesto con

2. Diversión. Una taza colmada.

Incluir placer. Sí. Así como se siente una crème brûlée en la punta de la lengua. Así como se siente cocinar. Así, cada acción pensada, planeada y ejecutada para buscar una evolución empresarial debe sobre todo hacerse bajo la bandera de la diversión.

3. Actitud del infierno. En rodajas.

¡Alejar el miedo al fracaso! Durante sus primeros años, ella tuvo aspiraciones militares; esa actitud fuerte y perseverante se vio reflejada durante su vida como chef. Entonces, mantener el optimismo constante es vital para llevar a la cima un negocio de alimentos.

4. Mantequilla. Toda la necesaria.

Amante de la mantequilla. Así fue catalogada. Lo cual también la hizo acreedora de varias críticas. Críticas a la que ella respondía con una sonrisa y seguía añadiendo el ingrediente para realzar el sabor sobre todo de su plato favorito: la sopa de cebolla. Con esto, cuando lleguen las críticas (inevitables) el convencimiento será vital para seguir con esa acción iniciada, tomando las opiniones constructivas que sumen al proyecto.

5. Error. Una cucharada.

Los errores también llegarán y ¡qué bueno que así sea! Ellos son sin duda alguna los mejores maestros. “Uno de los secretos y placeres de la cocina es aprender a corregir algo si sale mal, y una de las lecciones es sonreír y aguantar si no se puede arreglar.”

Preparación:

Mezclar todo bien a diario y como dijo Julia: Aprender a cocinar, probar nuevas recetas, aprender de los errores, no tener miedo, y sobre todo, la diversión.

¿Se animan a prepararla?

Related posts